viernes, 18 de julio de 2008

Bailando por el mundo

Cuando mi sobrino B era pequeño y no quería ir al cole…yo hablaba con el para convencerlo, y le contaba mi teoría.

Y esa teoría es que, cuando algo no te gusta pero irremediablemente...tienes que hacerlo, hazlo cuanto antes y así…pasará pronto.

Entonces me he aplicado esta teoría a mi misma y el jueves, me fui a Zaragoza. Tenía cosas pendientes de recoger en la para mi, terrorífica Expo y llevo semanas postergándolo.

Pero el jueves, y casi sin darme cuenta, me fui para Atocha, saqué un billete y a Zaragoza que me fui.

En el Ave que dura una hora y media iba pensando que, lo que estaba haciendo era un viaje turístico. La mejor manera de volver a un lugar donde no lo he pasado bien es buscarle lo positivo. Y me dije a mi misma, que iba a mirar todo con ojos de turista y además, si no quería, no tenía que ver a nadie que no me apeteciera.

Ensimismada en mis pensamientos, el Ave llegó a Delicias (la estación de Zaragoza).

Por suerte no hacía mucho calor y si lo hacía, el viento lo minimizaba. Crucé el puente que une la estación con la Expo y para comenzar mi periplo turístico, decidí subirme al teleférico.

Sola en la cabina me sentí contenta porque mi plan era, conocer todos los pabellones que no había podido visitar y encima gratis, porque todavía tengo mi acreditación y podía entrar a la Expo sin problemas.

Cuando eso arrancó recordé un pequeño e insignificante problemilla….tengo vértigo. Pero convencida que ese día iba a ser estupendo, me mentalicé diciéndome…no seas cobarde que esto no es alto y además tú vértigo…es en otras situaciones.

Convencida estaba pero cuando cruzamos el Río Ebro, me agarré tan fuerte al asiento que la pulsera que llevaba se quedó como grabada en el. En ese instante pensé…menuda estupidez, si esto se cae, me caeré por muy “clavada” al asiento que yo esté. Pero ya sabemos que la mente a veces, va por libre.



El paseíto fue agradable y entre a la Expo, sin mayores problemas. El viajecito en el teleférico cuesta 6 euros..un robo que duró 4 minutos aprox.!.

Destino 1: La torre del Agua.

Es un edificio muy bonito y muy alto que por las noches, tiene una luz fantástica. No sabía que había dentro y entré. Y básicamente, no hay nada.

En la planta baja hay monitores con proyecciones sobre el agua….como en todos los pabellones y luego una escultura o algo así colgada que representaba gotas de agua…bonita…pero poco más.

El paseo por la torre (para subir) se hace andando. Llegué de esta manera al nivel 7 y a partir de ahí, la voluntaria nos cuenta que comenzaba un recorrido en forma de caracol para subir hasta el nivel 15. Pero es un camino de una sólo dirección que tardaba en recorrerse, 20 minutos.

En ese instante dije…vale, adiós…fin del recorrido de la Torre de Agua.

Además, por lo que me han contado, lo único que tiene son excelentes vistas. Pero mi vértigo en este caso sí me hubiera pasado factura.

Destino 2: El pabellón de México.

Hice una pequeña cola pero lo llevé muy bien ya que no tenía ninguna prisa y no hacía calor, por lo que esperé 15 minutos pero muy tranquila.

Este pabellón según los comentarios generales era uno de los mejores, junto al de Japón, el de Aguas Extremas y Alemania.

Entré al Pabellón y me gustó.

Era interesante, con unas pantallas táctiles interactivas que me sorprendieron porque no las conocía y yo, trabajo organizando eventos por lo que ese descubrimiento me será de mucha utilidad.

Destino 3: Pabellón de Angola y Nepal.

Me interesaba verlos porque me gusta lo exótico.

En el de Angola había poca cosa, pero mucha venta de cosillas que molan. Pegado al de Angola estaba el de Nepal.

En el de Nepal había casi lo mismo…mucha cosita para comprar de las que me enloquecen pero no llevaba encima, la cantidad de dinero necesario que me pidió el señor nepalí.

Vi una pulserita preciosa, con piedrecitas verdes…era una monada. Me la probé, pregunté el precio, la pesó (porque al parecer iba al peso como los garbanzos) y me dijo…350 euros.

Me pareció que había entendido mal y que este gentil señor me quería decir 35 pero nada más lejos de la realidad. Era una pulsera con esmeraldas….que buen gusto tengo.

Pero claro, ahí se quedó la pulserita!

En ese instante, mi estómago me recordó que era hora de comer y en el pabellón, había comida autóctona. Y dije, estupendo, aquí comeré.

Me acerqué a ver que había y allí recordé mi infancia.
Desde que soy pequeña siempre he tenido apodos como, japonesa, coreana, china, tailandesa, vietnamita…ya que en familia todos tenemos rasgos algo así como orientales.

Y claro, ya sabemos como son los niños...me torturaron toda la vida con lo mismo y no me he podido quitar esos motes hasta adulta.

Y en este Pabellón, creo que me confundieron con alguien de su zona.

Miré todo lo que había para comer y me decidí por una especie de buñuelos rellenos de verduras y arroz. Había platos combinados pero yo sólo quería eso…y me costó hacerme entender con el señor de la caja.

Pero este, más todos los cocineros me saludaban como si me conocieran…de toda la vida.
Y yo pensaba…estos pensarán que soy de por allí, del Himalaya…y no, soy de los Andes.
El señor me hablaba en su idioma y yo…intenté con mi chapurrado inglés, con francés pero el me dijo…ESPAÑOLA? Y dije si…me sonrío, y dio las órdenes a los cocineros para que me preparan mi plato especial.

Todos los platos costaban entre 10 y 12 euros, pero a mi, me cobró 6€ además me puso patatas y otras verduras que yo, no había pedido.

Les agradecí mucho el gesto aunque no entendía porque, pero bueno, me senté debajo de una gran estatua de Buda, en una mesa pequeñita a comer.

Al rato, uno de los cocineros nepalís me trajo una salsa en una jarrita y me dijo algo en su idioma, sólo puede agradecerle en mi maravilloso estilo oriental…moviendo la cabeza y juntando las manos…sigo sin saber porque no dije GRACIAS.Creo que la decoración con imágenes de Nepal…me transportaron.

Una vez comida, salí del pabellón.

En ese instante, en la puerta del pabellón había un espectáculo o algo así, un señor sentado en el suelo con una rueda para hacer cosas de barro, hacía en vivo y en directo jarrones y cosas pequeñas para los niños. Me quedé un rato mirando cuando de pronto…escucho tambores.



Destino 4: Angola de nuevo.

Me acerco al pabellón vecino y me pongo en segunda línea para poder ver.

Había dos negros tocando unos tambores y 4 chicas negras, atabiadas con trajes típicos bailando. Conste que digo negros, porque tengo muchos amig@s negros que me han dicho que no les gusta que les digamos…gente de color o morenos.

Ellos son de raza negra y quieren que les digamos negros. A nosotros, nos dicen blancos, no pálidos ni gente de color clarito….he dicho.

Y comenzó el baile.



Las negras bailaban como bailan los africanos…vamos…como todos hemos visto en algún documental en la tele. Tenía mucho ritmo la danza y se parecía en algunos momentos a los bailes cubanos…los cuales conozco, bastante.

Todos aplaudíamos…porque las chicas eran muy simpáticas. Una de ellas era la que manejaba el cotarro al son de un silbato. Ella era la que hacía que el resto de las bailarinas, cambiaran los pasos.

En un momento, la del silbato se acercó hacia el público y tendió la mano. En el grupo éramos 20 españoles, algunos franceses y yo.

Cuando la chica tendió la mano, los 20 españoles dieron 4 pasos hacia atrás. No dieron 25 porque quedaba mal…pero ya sabemos que los españoles (dejen que generalice un poquito) sois tímidos.

Así que en primera fila, en ese instante...quedamos los franceses y yo. La bailarina buscaba a varios hombres, pero ningún español por mucho paso que dieron para atrás tenía pensado acercarse...no se animaron.

Pero en el grupo de los franceses había un negro más negro que las bailarinas.
Su mujer o lo que sea era francesa y se descojonó cuando las bailarinas, lo sacaron a bailar.

El no se hizo rogar, salió riendo y se puso en medio de las chicas. Las angoleñas…le pidieron que repitieran sus movimientos y el negro era un crack. Bailaba muy bien.

Luego le dijeron que bailara solo y el negro comenzó a saltar como si estuviera en su casa materna porque sería muy francés, pero no era muy difícil darse cuenta que, o bien era africano o su familia era de África.

Una vez terminado esta parte del espectáculo…los que habían retrocedido varios pasos, volvieron a sus puestos y…..ERROR. Ahora tocaba sacar a bailar a las mujeres.

Y claro, ya imaginareís a quien fue la primera a la que se dirigieron verdad?

Pues sí, a mi.

Ni corta ni perezosa, me acerqué al escenario improvisado...las chicas me sacaron el bolso del brazo y yo, para estar acorde a la situación me quité las chanclas…decidida a copiar sus bailes en la medida de mis posibilidades.

Junto conmigo salieron otras dos mujeres…de mediana edad digamos y con mucha marcha.

Y claro, allí que empecé a bailar una danza africana.

No tengo mayores problemas para mover las pelvis porque me gusta mucho bailar salsa cubana y esto era parecido. Algunos pasos con movimientos de brazos se me complicaban pero en un momento, vino lo que me gusta…a mover la cadera…y allí las africanas se descojonaron de mi, me señalaban y me dejaron bailando sola.

Yo agradecía haber ido sola a la Expo y no estar trabajando en ella y mucho más llevar mis súper gafas de sol porque si bien no soy tímida y me gusta bailar lo que sea…eso ya se estaba desmadrando.

De esto me di cuenta cuando me subí el largo vestido blanco que llevaba, para poder bajar al suelo con mis caderas ondulantes.

Pero finalmente y casi sin respiración…aplausos y prueba superada.

Cogí mis chanclas y mi bolso y con los pies sucios…seguí mi camino. No pude dar más de 10 pasos, me lancé a sentarme en un banco porque no podía respirar.

En ese instante, pasan por delante mío un grupo de franceses que al parecer, habían visto el espectáculo y en francés me dijeron…has bailado muy bien y yo dije Merci, mais je suis trées fatigè…que no necesita mucha explicación…vamos...que estaba muerta!.

Nos reímos y nos despedimos.

Destino 5: Pabellón de Sudamérica.

Caminando lentamente y tratando de recuperar el aliento, escucho música brasileña. Y dije Dios…ahora me toca bailar samba…que me conozco y con lo que me gusta!.

Dicho y hecho, había un grupo tocando y enseñando a bailar pero como Brasil es vecino de Argentina y he estado varias veces en Río de Janeiro, tengo más o menos controlados los pasos...no así la resistencia pulmonar...pero me lanzé a bailar, una vez más.

Luego de un rato de bailar…decidí que ya debía relajarme,si quería tener aire para seguir el paseo.

Destino 6: Pabellón de los Países del Caribe.

Caminando…escucho otra vez música. Me dije YA NO BAILO MAS. Había un grupo de Trinidad tocando unos instrumentos desconocidos para mi.

Además había un negro dentro del grupo que estaba más que interesante (ver en la foto el joven de la derecha. La de izquierda era una chica que creyó que le sacaba la foto a ella...pero nada más lejos de la realidad).

Me paré delante de ellos para escuchar ese sonido tan meloso y embriagador que hacia que las caderas de los allí presentes…se deslicen casi sin quererlo.



Una música deliciosa. Y yo, me eché otro bailecito.

Destino 7: Pabellón de Japón.

Después de haberme bailado todo, me puse en la cola para ver el famoso pabellón de Japón. Las colas en este Pabellón son tremendas, pero por suerte sólo tuve que esperar 15 minutos porque entrábamos en grupos de 200 personas.

En la cola me puse a charlar con una señora que con sus dos hijas, venían desde León a ver la Expo. Le conté que tenía que ver, hablamos de las niñas, de Japón y de todo un poco por lo que la espera se me hizo corta.

El pabellón de Japón sin lugar a dudas, es el mejor de todos los vistos. Tiene un audiovisual de 15 minutos de duración que es exquisito, con imágenes del Japón antiguo, con una música estupenda y si bien es temático como todos y el tema es el Agua, nos enseñaba como Japón es un país que cuida bien sus aguas.

Realmente, me encantó este pabellón.

Destino 8: Aguas Extremas.

Con esta visita, se me terminaba mis objetivos pero no pudo ser. Había una cola tremenda, y cuando estaba en ella una azafata nos comunicó que había una hora de espera.

En ese momento dije…paso y menos mal, porque no había visto un cartel que decía: No esta permitida la entrada a personas:

• De altura menor de 1,20 mts: No es mi caso, podría haber entrado.
• Con problemas de vértigo: Aquí…estábamos jodidos.
• Con problemas de cervicales: Esta soy yo.
• Con problemas de ansiedad

Lo bueno de este pabellón (según que contaron) es que cuando entras, vives en tus carnes por ejemplo, la fuera de un tsunami y claro…debe ser interesante y arriesgado y yo para estas cosas, soy un poco cobarde.

Destino 9: Ir a buscar mis pertenencias.

Cuando estaba ya por salir y contenta por haber visto todo lo que quería me entero que a las 21.00 hs actuaba Mercedes Sosa y León Gieco, dos grandes de la música argentina, pero mi Ave de regreso era a las 21.00 y pese a que dudé en cambiarlo y quedarme allí en Zaragoza esa noche, decidí que no.

Ya había hecho todo lo que tenía que hacer y ya estaba bien.

No había visto a nadie que no apeteciera, me encontré con mi exjefe y su mujer y nos tomamos algo y lo pasamos genial.

Y luego…me volví para Madrid.

Y este ha sido mi jueves, he hecho algo que estaba postergando, he bailado, me he reído, he disfrutado de la Expo y ahora, ya es un capítulo cerrado.

Y me siento muy bien, una cosa menos por hacer y una danza nueva aprendida.

PD: Las fotos las hice con el móvil...no son muy buenas, pero es lo que hay:-)

20 comentarios:

Carlota dijo...

Pues hija, qué bien que aprovecharas tan bien el tiempo, y más cuando ibas para algo que no te apetecía demasiado. Casi me parece haber recorrido la Expo contigo, excepto por el hecho de no verte bailando la danza africana :P, que no me hubiera perdido por nada del mundo! Yo desde luego hubiera sido de las que habría retrocedido al menos 50 pasos hacia atrás, ja! oye, o igual no, quien sabe? lo de la experiencia del tsunami debe ser la leche, aunque no exenta de morbo, mmmm, no sé. Me voy a comer, un besuco, guapa!

Kiri_dido dijo...

Hola a todos...menudo relato eh??? Bueno ya saben, ultimamente escribo poco pero larguito:-). Este post me costó casi día y medio pero es porque en casa me han cortado internet por algún que otro problemita burocrático, así que estoy escribiendo desde el ordenador de mi vecina que tiene aproximadamente...15 años...el ordenador, no mi vecina.
Así que si no os contesto pronto es porque hasta el lunes, no podré escribir desde un ordenador con una velocidad normal. Buen fin de semana para todos. Y disfruten con mis bailecitos.

Kiri_dido dijo...

Carlota hija eres socia del Reader? jajaja mientras explicaba esto, que no tengo internet...apareció tu comentario. Me alegro que hayas hecho el recorrido conmigo. Menudo paquete os metí hoy de largo no? Bueno, eso, que no tengo internet hasta el lunes. Besitos guapa.

Luna Carmesi dijo...

Por un momento pensé que te contrataban como bailarina!!

:-D

Besos!

Aldabra dijo...

un viaje muy divertido, sin duda.

mejor que pasar la escoba o la aspiradora ¿verdad?... je je je

bicos,
Aldabra

Ivana Carina dijo...

Maja! Que bailecitos y que paseíto!!

El negro de los tambores plateados... muuuuuu lindo! aajajjaa!

Y de solo leerte me he sentido al lado tuyo, paseando y pasándola bien!!!

Un besote y hasta que tengas Internet!!

amor y libertad dijo...

te lo montas genial para disfrutar cuando sales sola, el otro post tuyo que leí hace unos días también era de un día que habías salido tú sola

un beso

circe dijo...

Bueno...al menos veo que tu imagen sobre la expo ha cambiado...un poquito....Pues me ha gustado tu plan, has hecho que todos lo recorramos contigo y además ida y vuelta en el día....Por cierto: te pusiste estas faldas de paja tan monas que lucen las bailarinas en la foto?? mira que otra cosa no, pero frescas deben de ser un rato...besos..Ah! yo tb hubiera retrocedido porque eso de que me saquen en esas cosas no me mola nada....jajajaj

Carlota dijo...

Vale, ya estaba preocupada... un besuco!

Mr blueberry dijo...

Yo como buen Español tímido que soy hubiera dado 53 pasos para atrás...Me ha gustado el post, la verdad es que la expo tiene que estar muy bien...Respecto a lo de las cosas que no apetece, tienes toda la razón del mundo... Además luego las haces y no son para tanto...

Abrazotes

karen dijo...

Qué viaje..

Qué manera de pasar de la abulia a ritmos exóticos y baile hasta el cansancio..

Esa es la Kiri de la fantasía sobre el triciclo a toda marcha que sabe transportarnos tan bien..

;-)

Entonces,

te gusta bailar??

:-P

Saludos y que tengás un buen inicio de semana..

jordicine dijo...

Gracias por la guía. Voy a finales de agosto. Ya sé qué no tengo que perderme. Un beso y hasta pronto.

Zanahoria dijo...

Coñoooo que bien vivimos algunaaas
jajaja me alegro que hayas podido disfrutar de la Expo.
Un beso bailón! ;)

María dijo...

Tenía proyectado haber ido la semana pasada, pero no pudo ser. Me apunto qué ver y qué desechar para cuando se pueda.
Besitos.

2 LoCaS eN 2 rUeDaS cUeRdAs dijo...

Kiri-da
1º- Nada mejor que haber cerrado ese tema!!
2º- Que te la has pasado de primera!! GENIAL!! ;)
Es bueno "patear el enchufe" y de verdad que nos has hecho disfrutar contigo la recorrida!! Ya tendrás oportunidad de ver a Mercedes Sosa..

Oye.. cuando tengas "la internete" de nuevo, vente pa'casa, que te esperan algunas cosas..

Besos rítmicos.

Qalamana dijo...

Qué bien que te hayas podido quitar la espinita y llevar un mejor recuerdo de la Expo: me alegro!

Belén dijo...

....

No me avisaste...

....


Bueno, cuando no se quiere no se quiere, sin duda...

Besicos!

Castigadora dijo...

Que estupendo post! No se si podré ir a ver la Expo, pero gracias a ti si no voy podré imaginar que te acompañaba gracias a las fotos y tu relato. Y si voy la ruta turistica que hiciste es digna de repetir.

Un beso

Sureña dijo...

Ayy tras esta explicación está claro que no necesitamos ir a la Expo, la hemos vivido a través de ti! :)

Por qué no te planteas dedicarte a esto del baile??...

Besicos

Kiri_dido dijo...

Luna: yo también lo pensé...pero no sentaba bien la faldita esa de paja:-). Besos.

Aldabra: Pues sí, mucho mejor...aunque la aspiradora...no me quedó más narices que pasarla finalmente y total...para nada, ya está todo otra vez como antes:-). Besos.

Ivanita: viste cariño que lindo estaba el negro...hija tenemos gustos parecidos jajajaj. Besitos.

Amor: Cada tanto hacer cosas solo es estupendo porque es otra manera de verlas. Un beso.

Circe: No dudo ni un instante que hubieras retrocido varios pasos...como dije...sois un poquito tímidos...Y si...la faldilta era fresquita o eso parecía:-). Besos cariño.

Carlota: Gracias MAMI. Besos amiga.

Mr.Blueberry: Me alegro que te haya gustado...un poquito largo, pero bueno. Un beso.

Karen:-) si guapa me gusta bailar mucho y todo. Un besote.

Jordi: Agrega a la lista el pabellón de Aragón y de Acciona que como he trabajado en ellos, no los he recomendado jejeje. Pero el de Acciona es sencillo pero tiene un audiovisual y proyecciones interactivas de suelo estupendo y si vas con niños...se lo pasarán bomba. No hay mucha gente en este porque la gente no sabe que es un patrocinador de la expo y no suele entrar. Besos y que lo disfrutes.

Zanahoria: Besos bailones para ti también guapa.

María: Que bueno, espero que lo disfrutes y que no te pille mucho calor. Un beso.

2 locas: Ya tengo internet desde hace un rato y estoy como loca enganchada...me paso luego vale. Un beso para las 2.

Qalamana: si, es bueno tomar distancia...así, las cosas se ven de otra manera. Un beso guapa.

Belén: Cariño me dio el punto y fui sin pensarlo. No fue un viaje programado, fue uno obligado porque tenía que recoger mis cosas que habían quedado allí. Pero volveré...y te aviso. Un beso guapa.

Casti: Hola guapa, me alegro que hayas disfrutado del recorrido bailador:-). Un besote.

Sureña: Lo del baile viene de lejos. Cuando era una veinteañera...pertenecía a una compañía de comedias musicales en mi país. Ahora, sólo me queda el gusto por el baile y cierta digamos...facilidad:-). Besos.