sábado, 17 de noviembre de 2007

Se puede vivir de los recuerdos?

Mi sábado comenzó...regular.

01.00 hs. Me acuesto.
02.00 hs. Dido rompe una lámpara, se despierta toda la casa.
02.50 hs. Dido llora, me levanto e intento saber que le pasa.
03.50 hs. No puedo dormir, tengo frío y el gato no para.
05.00 hs. Sigue habiendo ruidos provocados por el gato por toda la casa.
06.00 hs. Se despierta el hijo de mi amigo. Enciende la tele, me despierto.
08.00 hs. Me despierto.
09.00 hs. Se despierta toda la gente de la casa, yo decido, seguir durmiendo.
10.00 hs. Dido me vuelve a despertar.
11.00 hs. Me levanto ya porque doy por imposible la opción de dormir.
11.30 hs. Me voy a pasear, necesito soledad, tranquilidad, despejarme...
12.00 hs. Llego al centro de Sevilla. Me doy cuenta que hay muchas cosas que han cambiado.

La avenida de la Constitución, donde está la Catedral, ahora es peatonal.

Además la recorre un moderno (?) tranvía y donde estaba mi pastelería preferida ahora, hay un Starbucks.

Esto me provocó que, los principios de mi paseo comenzaran con un poco de decepción.

Porque yo hoy buscaba, mi Sevilla, la de mis recuerdos. Y no son recuerdos de hace mucho, pero necesitaba recuperar algo que me daba felicidad.

Comienzo a caminar hacia la parte antigua y al acercarme, veo que ya no estaban mis bares preferidos típicos de la zona, todo ahora está preparado para los extranjeros con bares y restaurantes americanos o similar.

Y para más inri, voy directa a buscar mi lugar de cerámica preferida pero ahora es un bar de comidas rápidas.

Pero no tiro la toalla, quiero encontrar algo de lo maravilloso cuando de pronto me encuentro con la Catedral y la bella Giralda...y entonces, sigo caminando un poco más animada.

Y de pronto, el alma me volvió al cuerpo, empezaba a reconocer la ciudad de la que estuve enamorada.

Continúo recorriendo las calles muy ilusionada y me pierdo por el Barrio de Santa Cruz y entonces, recupero mis recuerdos porque la zona, sí me transmite lo que yo necesitaba recibir.

Por suerte, han respetado la historia y todo el barrio sigue como antes, algunas casas ahora son restaurantes pero bueno, estéticamente sigue siendo muy bonito.

Y no ha perdido ni sus colores ni sus olores.

Caminé durante mucho tiempo y luego decidí entrar a los Reales Alcázares.

Lo primero que veo es la hermosa fachada con una lona con un andamio...y pensé, no me puedo creer que esto esté en obras. Y no. Por suerte sólo estaba en obra una parte de la entrada.

Dentro de esa maravilla que nos recuerda que antes, aquí vivían los árabes, estuve horas. Caminé por sus jardines, recorrí todos los espacios, me senté en una pequeña plazoleta, me fumé un cigarrillo y disfruté del canto de los pájaros.

El entorno era relajante, por un lado una gran muralla color roja, unos hermosos árboles, el sonido del agua de las fuentes. Y por el otro, flores de todos los colores.

En ese remanso de tranquilidad, me acordé de algo que tenía ganas de hacer y por diferentes motivo, no lo había hecho aún.

Cuando no venía nadie -y era difícil porque estaba lleno de turistas- me abracé a uno de los milenarios árboles que me rodeaban.

Tenía muchas ganas de hacerlo desde hace tiempo y que mejor lugar para conseguirlo. Y me sentí muy bien, aunque la ropa me quedó hecha un asco, pero yo, al menos un instante, puede abrazarme a un gran magnolio.

De pronto sentí hambre y salí de los Reales Alcázares y continué recorriendo la ciudad.

15.00 hs. Llegué a un centro comercial, me compré algunas cosillas y fui a la peluquería.

16.00 hs. Cuando salgo decido irme a la estación de trenes a cambiar mi billete porque el viernes, vuelvo a casa (SOLO POR 2 DÍAS) a dejar a Dido ya que el lunes tengo que estar en Málaga. Que ganas tengo de estar en mi casa...y no me importa que sólo sean 2 días, para mi, me sabrá a gloria.

17.15 hs. Continué caminando. Llegué al río Guadalquivir. Comenzaba a hacer un poquito de frío y yo, estaba triste.

17.30 hs. Decido dar un paseo en esos barcos que recorren el río...nunca hice ese trayecto turístico, pero estaba muy cansada ya de caminar y quería estar en el río.

Me siento delante del barco sola porque el resto de turistas, deciden que, como el sol está bajando y no quieren constiparse harían el recorrido observándo desde el interior del barco. Yo que necesitaba aire y tranquilidad, me quedé sola tratando de disfrutar de Sevilla desde otra perspectiva.

18.15 hs. Mi cabeza volaba por cualquier parte y de pronto, me suena el teléfono. Me llaman por un tema del trabajo y me cortaron totalmente el rollo.

Me dio rabia que no respetaran las únicas horas que tengo desde hace 15 días para mi. Intenté no rayarme por eso, pero no lo conseguí.

18.30 hs. El barco regresa, me bajo y me cojo un taxi y regreso a casa.

No llego contenta, llego triste eso sí, con el pelo estupendo porque la peluquera además de ser baratísima (en comparación con Madrid) me dejó el pelo como me gusta.

Pero no quiero ser injusta. Sevilla es preciosa, y si bien algo ha cambiado, sigue siéndolo.

Pero me di cuenta que para disfrutar de las hermosas cosas, uno tiene que estar bien de ánimo. Supongo que en este caso, es perfectamente aplicable la frase que dice que "todo depende del cristal con que se mire".

Y mi cristal está opaco, por eso no veo las bellas cosas como lo que realmente son.

No encontré lo que necesitaba, tal vez porque tengo muchas cosas en la cabeza y me pesan. Ni siquiera Sevilla ha podido alegrarme.

Tal vez sea porque estoy muy cansada. Tal vez, porque por mucho que intente no pensar en todas las decisiones que tengo que tomar, sigo pensando en ellas.

Tal vez sencillamente, porque nada se resuelve con sólo dar un paseo, aunque sea al lado de un río.

Tal vez sea que para mi, nada me haría más feliz que estar en mi casa.

Y me da miedo pensar que, estando ya en casa tenga que retomar mis problemas.

Pero no quiero pensar que mi casa no es mi remanso. Lo es y tal vez allí pueda encontrar soluciones para todo, o al menos, para algo.

Pese a todo esto, a mi estado de ánimo, a mi cansancio, a que no dormí anoche como hubiera querido, a que estoy de mal humor, a que no encuentro soluciones para nada, me he dado cuenta que vivir de los recuerdos, no es bueno.

Vivir sólo de los recuerdos creo que no nos ayuda a seguir para adelante.

Debería aprender a confiar en que adelante, puede haber muchas cosas mejores que las pasadas.

Debería aprender también que, quedándome allí detrás, sólo consigo una falsa protección. Pero eso no me disipará la incertidumbre sobre el futuro.

Yo lo comparo con los amores.

Cuando uno ha amado a alguien y esa relación se ha terminado, por los motivos que sean (que se desenamoren de uno, que uno se desenamore del otro, que sea un amor imposible, que sea una relación que no es buena para uno...entre otras alternativas) uno tiene que seguir para adelante.

Tal vez con el paso del tiempo lo que antes me parecía maravilloso, ha dejado de serlo.

O sencillamente, tengo un mal día.

Ojalá la respuesta sea cualquiera de las anteriores, porque no quisiera pensar que me he desenamorado de Sevilla. No se lo merece.

8 comentarios:

Ivana Carina dijo...

Mi Kiri!!!
Tán bien que veníamos con las fotos, hermannna!!!
Esa Sevilla que ha cambiado algunas cosas, tu Dido, que ya empezó temprano a hacer de las suyas, el que prendió la tele (¡qué tipo!) y vos que andais media cabisbunda y meditabaja....
Casi me pongo a llorar....
Y sí, medio que no empezaste bien el sábado, Cariño mío....
Pero!, algo disfrutaste.... a pesar de todo...
Los recuerdos...creo que ayudan a seguir para adelante, si fueron lindos, ya que al traerlos a nuestra memoria, nos ayuda a sentir esa alegría de antaño y cargar un poco las pilas....
Y tu casa puede ser un remanso, porque es tuya!, porque las cosas hay que enfrentarlas y tratar de ver como las solucionamos... y si no tienen solución?...¡y bueeno!, al menos tratar de sacar algo de provecho.
Y los amores..., ah, bueh!, de eso soy la menos indicada para hablar...
Vamos mi Marquesa Harmoossaaa!!!, que si te quedó bien el pelo (espero que no te lo hayas teñido de verde! jaja!!), ya tenés algo por qué estar re- contentaaa!!!
Los demás???... los demás, el tiempo dirá!!!!
Te quiero mucho, ché!!!!
Arriba ese ánimo!!!
... y antes de despedirme: ¡que turros los que te llamaron en medio de tu día libre!... ¡sin palabras!
Besotes, Majaaaa!!!
Pucca - nunca tan bien puesto ese nombre, ché - patagónica que anda con el html a full! jeje!!

kiri-dido dijo...

Ivana: Hola cariño...me hiciste reir con lo de "con lo que bien que veníamos con lo de las fotos...". Es que quise separar las cosas, una la verdad de lo bonito de la ciudad y lo otro, pues...el estado este que viene y va y no sé porque no se va al carajo:-) Gracias por tu apoyo cariño ando un poco tontita! Pero todo se pasa...hasta la bueno:-)(estoy de un optimismo...). Lo bueno es que hoy estoy sola en la casa y no vendrán hasta mañana así que escribir y hacer mis visitas obligadas, me ha ayudado a estar mejor. Y la barra de chocolate que me estoy devorando...también (y eso que a mi no me gusta el chocolate)!!!. Muchos besos corazón...y gracias por acompañarme...Debe ser que extraño al triciclo no?:-)

carlota dijo...

Pues seguro que es eso, que como no está el triciclo, pues...no es lo mismo...visitar Sevilla en triciclo debe ser una maravilla, comparable a...nada. Así que arriba ese ánimo, ya se que es fácil decirlo, pero si no lo digo reviento, y a abrazarte a muchos árboles, que te pasarán energía de la buena...(tienes tú un amor con los árboles...). Y chocolate, por un tubo, que ya bajarás los kilos con las pedaleadas, jeje. Besos, cariño, y sonríe por favor...un poquito, anda...estoy segura que el sol está a punto de salir en tu vida...me parece que ya te toca.

kiri-dido dijo...

Carlota: Sí, creo que has dado en el clavo...o en el triciclo porque con él el paseíto hubiera sido diferente...pero bueno, no quiero que me denuncie por explotación laboral o algo así..tiene mucho carácter! Y sí cariño, hoy salió el sol!. Gracias y un beso.

Blackant dijo...

La respuesta es: no. Obviamente no.
¿es la correcta? ¿gané algun premio?
¿Prueba Superada? Perdón, ¿esto no era Odol pregunta?
Jajja, solo para cortar el rollo como dicen por alli. Como esa llamada de teléfono que tuviste alverre.
Vas a superar todo, cada cosa. Alguna de ellas no de la forma que querés. Toy seguro.

Che, ¿No hay un asociación de los que se perdieron su silla? Asociame si la encontrás.

kiri-dido dijo...

blackant: Si, tienes razón, pueda ser que la respuesta sea NO. Premio? No me des ideas...que con la última entrega tengo un par sin entregar pero tu no tienes blog no? Sino, ya te hubiera tocado uno. Odol pregunta! Que memoria tenés!:-) Y sí gracias, supongo que encontraré las soluciones. Lo bueno que hoy por ejemplo, he decidido sólo pensar en hoy. Por eso, estoy bien:-). Y no te preocupes, te averiguo lo de la Asociación je!

circe dijo...

Hola...jo...como me identifico con lo que cuentas y eso que desconozco tus circuntancias....Seguro que lo de SEvilla...era el día....(al menos eso quiero pensar por q con las ganas de conocerlo que tengo, y dices que ha cambiado.....)...mucho ánimo...Yo tb me largo a pasear para no tener mas compañía que mis propios pensamientos (aunque a veces es más peligroso...je je)

kiri-dido dijo...

Circe: Realmente la ciudad si ha cambiado, pero sólo lo justo para que los americanos y los alemanes coman en otro país pero en sus lugares favoritos. Pero si no la conocias antes, no te afectará. Y no puedes dejar de venir a conocerla porque es muy bonita. Y tienes toda la razón del mundo, ayer yo, que tenía ganas de estar sola, me encontré conmigo misma y horror....todos mis problemas aparecieron de golpe. Así que creo que a veces...mejor están guardaditos...hasta que cual mago con su chistera uno decida ir sacando de a poquito las cosas y con el mismo ritmo, solucionándolas.
Y sí, lo de Sevilla era el día porque hoy sigo estando aquí y estoy de excelene humor:-). Besos guapa.