martes, 19 de febrero de 2008

Esperando en el Delta





Sara solía esconderse en el muelle.

Todos creían que jugaba, pero ella estaba escondida.
No estaba perdida. No estaba asustada.

Sólo estaba escondida, pero no jugaba al menos no,
como los mayores esperaban.

Le gustaba sentarse en el pequeño muelle y disfrutar.

El Delta, era la desembocadura fluvial del río Paraná.
La gran isla de Sara quedaba en medio de un laberinto
compuesto por innumerables islas pequeñas,
arroyos, riachos, ríos y canales.

Su río Paraná...su "Para Reje Onaba"
que en idioma tupí significa "Pariente del mar"...
era su lugar sagrado.

Cuando los mayores la llevaban a la isla ella
se sentía sola pero ilusionada,
porque sabía que por las tardes a la hora de sus juegos,
se reencontraría con sus tesoros.

Corría hasta su muelle favorito,
no el de la casa donde vivía sino,
el de la casa abandonada.

Allí jugaba a adivinar el origen
de los diferentes sonidos de la naturaleza.

Todos le decían algo y ella se entretenía.

Desde su muelle, entre la maleza más salvaje ella se sentía segura.
El muelle era de madera y sólo tenía tres escalones.

Las preciosas hortensias color malva brotaban
salvajes por cada rincón y ella...las admiraba.

Sus compañeros de juego eran las flores, los árboles,
los pájaros, las mariposas, el río...

Jugaba con una rama...revolvía el agua.

Disfrutaba enormemente con el oleaje
que producían a lo lejos, las lanchas al pasar.

A sus pies, las olas llegaban transformadas
en una suave ondulación del gran río.

Ella cerraba los ojos y sentía mecerse con ellas.

Su inmensa soledad se veía recompensada en ese lugar.

Ese lugar le tranquilizaba el alma.

De alguna manera, con la compañía de la naturaleza soportaba
mejor las grandes ausencias.

Permanecía mucho tiempo allí sentada.

De a ratos, bajaba los tres escalones y se remojaba los pies.

Y si hacía mucho calor, se sentaba en el último escalón
donde el agua la cubría hasta la cintura
y así con los pies,
podía tocar los peces que por allí pasaban.

Sara no tenía ideales, no tenía esperanzas,
ni siquiera tenía objetivos,
sencillamente era una niña solitaria.

Sólo esperaba que algún día apareciera un ser mágico
y la rescatara de tanta hermosura.

Pero si eso no fuera posible esperaba que al menos,
durante un instante...
ese ser se sentara con ella en el muelle, a su lado.

Necesitaba alguien para compartir semejante hermosura.

Pero eso todavía no lo sabía.

Lo que más le preocupaba a Sara era,
no estar atenta.

Temía que entre tanta ensoñación se despistara
y una vez agotada de tanto fantasear,
se quedara dormida.

Si eso pasara sería terrible!

Su ser vendría y ella, no lo vería.

Y tal vez el tampoco la viera a ella.

Por eso, ella se decía..tengo que estar atenta.

Ella no tenía sueño,
pero esperaba que si se quedaba dormida
su padre, la levantara en brazos y la acunara.

Así ella, estaría segura.

Por eso, Sara no jugaba...
sólo esperaba que llegara...
un tiempo mejor.


10 comentarios:

Ivana Carina dijo...

Uyyyyy... qué booonniiitttoooo!!!!

Se me llenaron los ojos de lágrimas, sonsita!!!!

La verdad, que sos una genia!

Escribís tan bien!!!!
Me encantó!!!!

Y ojalá venga ese ser mágico a tu vida, corazón!!!!

Un besote, hhhaaarrrmmoossaa!!!!

carlota dijo...

grrr...lo sabía, he ido a publicar al mismo tiempo que la patagónica y me ha borrado el mío...Ivy, llevate los virus fuera!!!! Bueno, pues decía, grrr, que me ha parecido un cuento precioso, de principio a fin, texto, fotos (divinas las hortensias) y música (biennnnn); me dejas con una sonrisa de esperanza, de que Sara encuentre a ese ser al que mostrar toda su hermosura. Yo quiero pensar que sí, que habrá final feliz, porque personas como Sara se lo merecen. Un beso enorme, amiga.

Ivana Carina dijo...

Che Carlota GreenHair, que tu comment tiene 2 minutos mas que el mio! ajajjajjaa!
lerolerooo.... ♥♥♥
Mchuik mi Reiiiniita!!!

Sorry, Kiri, pero con eso de que hizo un post y no nombró a la cabra Ivana, me tiene chinchuda! :$
jijijijijiii!!
Besotes, Marquesa Sara!

karen dijo...

Que inspiración tan mágica la que trajo consigo el regreso de la música a tu blog....

Despertó más esa fantasía que tu mami te dió....

El futuro bloguero dijo...

Lo malo es que esperando esperando se puede pasar la vida.... El que espera, desespera.

La vida es todo lo que nos sucede mientras estamos esperando. Está bien estar atenta, por si aparece el ser, pero Sara no debió privarse de jugar.

Creo.

Beso.

The Final Straw dijo...

Precioso cuento y preciosa la manera de contarlo, con cierto punto de tristeza y melancolía. Me ha encantado.
No se me ocurre nada profundo que decir, o al menos nada que supere lo leído, pero sé como me he sentido al leerlo, aunque me cueste expresarlo.

Saludetes

Alma dijo...

Triste que ese punto de melancolía no le deje a Sara disfrutar del día y los juegos, siempre esperando un momento mejor.

Besosos salados

kiri-dido dijo...

Ivana: Gracias cariño...y mira que no sabía si ponerlo o no...me parecía triste pero finalmente y gracias al consejo de una amiga verde...lo puse. Me alegro que te haya gustado. Sabes que busque la canción cantada solo por M.Sosa pero no la encontré...pero bueno esta vale no?.
PD: Sí sé que no mencionó a la cabra pero a lo mejor le hará un post para ella solita...quien sabe!!!

Carlota: Viste...al final lo puse jaja. Gracias por los piropos....viniendo de ti que eres una creadora de historias estupenda...se agradece. La música quería mejorarla pero no la encontré solo cantada por ella, Mercedes Sosa sino cantada con Nec que no sé que pintaba el tipo aquí pero como está bueno...lo dejé:-). Besos.

Karen: Gracias guapa. Sí por suerte puedo poner música desde mi trabajo no así desde mi casa. Y sí, la fantasía con música tiene más posibilidades. Un beso.

El futuro: Ella no sabía hacer otra cosa más que esperar...era una niña:-). A lo mejor ya creció..quien sabe!.Besos.

The final: Me encanta haber podido transmitir lo que quería. Y que tú lo hayas sentido es buena señal:-). Un besote.

Alma: La pobre no sabía que más hacer por eso esperaba. Pero pese a todo ella se lo pasaba bien...tampoco tenía con que comparar...Bss guapa.

circe dijo...

oooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooh, qué bonitooooooooo.....y qué paso? qué pasó? qué paso????....bueno, mejor dejarlo ahí...es más reconfortante dejarlo en incógnita...jeje...besos

kiri-dido dijo...

Circe: gracias guapa. Si mejor dejarlo así...:-). Un besote.