miércoles, 13 de febrero de 2008

Destino Vallcarca. Parte I


Mi amiga Circe
ha escrito un post
que me ha hecho recordar
mis primeros momentos
de adaptación
a la vida española
(o eso creía yo).



Mientras volaba desde Buenos Aires hacia Barcelona, haciendo escala y vacaciones en New York y en Madrid, fantaseaba sobre lo que encontraría al llegar a Barcelona.

Yo sólo sabía de España lo que me habían metido hasta en la sopa en el colegio...siempre haciendo referencia a "nuestra querida madre patria".

Esto es, su historia, su orografía, su arte, y cultura general del país.

Nunca entendí porque yo, siendo una adolescente tenía que saber por ejemplo, los ríos de España.

Recuerdo especialmente un día de exámen de geografía de Europa en que tenía que poner todas las montañas, los ríos, los lagos y la mar en coche de todos los países europeos.

Yo pensaba....tendrán ellos exámen sobre nuestros ríos? Con el tiempo pude comprobar que no.

Llegué a Barcelona.

Una de las primeras cosas que hice al llegar fue subir al metro para ir hasta la casa de mis amigos.

En el metro...escuché una grabación que decía algo que no entendí (es la famosa frase de... "próxima estación..."). En Argentina, en los transportes públicos no te dicen nada y si lo hacen no es una grabación es en un vivo y directo impresionante...vamos a los gritos!.

Primer flash, los españoles hablaban raro.

Le pregunté a mi amigo que estaba diciendo esa grabación y porque hablaban raro...el se rió y me dijo: aquí se habla catalán. El llevaba viviendo en Barcelona 5 años.

A mi me sonaba a chino mandarín. La única asociación que podía hacer yo con esa lengua era que, en alguna canción de Serrat escuché que cantaba en otro idioma...pero poco más.

Una vez instalada en mi nueva casa y despúes de vaciar la maleta, decidí ir a comprar algunas cosas que necesitaba, una era de alimentación y la otra de limpieza.

Bajo y encuentro un supermercado.

Yo tenía claro que iba a comprar. Y comencé el recorrido por el establecimiento.

Lentamente me fue entrando una especie de desaosiego. Primero no conocía las marcas cosa lógica por otra parte. Y despúes, porque los productos tenían nombres para mi ...de Australia.

Y yo pensaba...coño no estamos en España? Las cosas son iguales no?. Pues no.

Sigo caminando y mirando todas las góndolas...pensé, definitivamente este súper no tiene lo que yo busco. Supuse que tal vez...los super de allí no serían como los de Buenos Aires. Era posible que sólo tuvieran ciertas cosas y no de todo.

Cansada de dar vueltas sin sentido y de mirar y comprender sólo los frascos/paquetes/botes/envases con dibujitos explicativos en su etiqueta, me acerqué a la caja para preguntarle a la gentil señorita...donde podía estar lo que yo buscaba.

Le digo: escuchame...donde tenés el pan lactal y la lavandina?.

La chica me mira con la misma cara que tenía yo antes, rebuscando entre las góndolas...y me dice...no, no tenemos de eso.

Con mi acento de argentina recién llegada insistí (por supuesto...todo el supermercado giró la cabeza para mirarme), perdoname...pero no hay pan lactal acá?.

Ella insiste...no...no tenemos de eso.

Le pregunto: no sabés donde lo puedo encontrar?.

Y la chica ya ni me contestó, mientras la señora que estaba siendo atendida puso cara de....a ver si me cobran ya!.

Desorientada, estoy por salir del super cuando veo lo que yo buscaba...el pan de molde y pensé...esta mina es una boluda!.

Y entonces lo cojo...y me dirijo a la caja. Y le digo..si tenías pan lactal!...y ella me cobró...sin explicarme nada. Pensé...un encanto esta chica!.

Contenta, porque al menos tenía una de las dos cosas que necesitaba comprar, volví a casa.

Allí me encontré con mi amigo y le pregunto...che...acá no venden lavandina? El se ríe y me dice sí...pero acá se llama lejía.

Agregué...que raros son los españoles...no hablábamos el mismo idioma?

Continuará...

13 comentarios:

carlota dijo...

sí, la chica debía ser un encanto, so borde!!!...eso sí, me encantó la palabra que usan ustedes para la lejía, che! Lavandina...mmmm...preciosa palabra....a partir de ahora la llamaré así, rarita, mina querida.

circe dijo...

y.....en qué te he recordado yo la historia??'...je je...qué bueno....cuéntanos más de tus primeras experiencias por aqui...mas...más....Es que tú también....lavandina!! toma ya!!...y lo otro...pan de qué????..Ah! y sí que se estudia geografia mundial...en lo que era 2 de BUP...otra cosa es que ahora te pueda decir algo de los rios o sistemas montañosos o lagos que había por allí...Hala! venga sigue,sigue

Belén dijo...

jajajajaj!!!! es que guapa... hablamos el mismo idioma si, usamos las mismas palabras pero... no lo usamos igual...

Tengo una amiga venezolana que a veces tenemos que explicarnos las cosas porque no nos entendemos jajajajajjaja

Besosss

Mr blueberry dijo...

Si es cierto que hay mucha diferencia en la manera de hablar, tiene que ser un poco inquietante, ¿No?...Por cierto ¿para que sirven los ríos de España en Argentina?...Pobres chavales que sufrimiento...

Me gustó tu historia


Abrazotes

kiri-dido dijo...

Carlota: La chica no era muy simpática...y reconozco que yo...tampoco al menos no...ese momento de desconcierto!. Besos.

Circe: Pan lactal, porque el pan de molde se hace con leche...bueno al menos en mi país era así. Y suelta ahora mismo, río más importante de Argentina y sistema montañoso más importante de sudamérica????? Y se me ocurrió con tu relato del ascensor...yo que sé porque...pero por ese post:-).

Belén: Si ahora con el tiempo ya me di cuenta pero al principio era un terrible desconcierto...que fino me ha quedado lo de "terrible desconcierto"...Besos.

Mr.Blueberry: Realmente no lo sé...no sé porque tenía que saber todo lo de España...pero bueno, me sirvió cuando vine a vivir aquí. Pero realmente una parte de nuesttra secundaria se dedica a todo lo Europeo. Me alegro que te gustara la primera parte de la historia. Besos.

Ivana Carina dijo...

Che, essscushhame....
Allá no hablan como nosotros???
Entonces?, de donde venimos?? ajajajajjaaa!
Me encantó el post remembranzas....
Y lejía????, que nombre más raro!!!
ajajjajajaa!
El asunto es que te contagiaste bastante y sha no sos como una, vissste???....
Jajajaj!!!
Besotes, Maja Truchísima!!!!♥♥♥♥♥

karen dijo...

Y yo que al leer esta entrada tuve que ir a buscar el "pan lactal o de molde" para venirme a enterar que es al que aquí le llamamos "rodajado", aunque el lactal dice que tiene grasa o un mayor aporte calórico; y que a la "lejía o lavantina" simplemente le llamamos "cloro", al parecer siguen las secuelas de la torre de Babel....

El futuro bloguero dijo...

Y las remeras...
Y las polleras...
Qué bien... que siga que continue, que nos cuentes más.

(Mina... boluda... jajaj)

kiri-dido dijo...

Ivana: No tenés ni idea...al principio sentía que éramos de planetas diferentes. Pero bueno es que en Barcelona se habla catalán. También entienden y hablan español pero su idioma es ese.Y yo...no tenía ni idea:-). Y con eso que somos hijos de la madre patria...na nai de la china...o somos adoptados de mala manera o nos han engañado toda la vida.Besitos.

Karen: De donde eres? Porque lo de rodajado me ha encantado...eso sí es una manera clara de llamar a las cosas.

El futuro: jajaja. Remeras, polleras, pantalones palazzo, zoquetes, polera y polerón, pullover, saco, campera, y así podríamos seguir y partirnos de risa toda la tarde. Ya seguiré contando las diferencias...Bss.

karen dijo...

De ese pequeño país al sur de México, el que encabeza la lista de los centroamericanos, de Guatemala....

Saludos chapines....

kiri-dido dijo...

Karen de Guatemala? Bien...gracias por decirmelo. Lamentablemente sé poco de tu país...pero ya me irás contando vale. Besos y saludos chapines para ti también:-).

The Final Straw dijo...

Me ha gustado especialmente tu post, será porque parte está ambientada en Barcelona. En cuanto a lo de las diferencias con el español, o castellano como lo llamanos aquí, es cierto como partiendo de una misma base, hay veces que puede resultar imposible entender al otro y no únicamente por la diferencia del acento.

Saludetes

kiri-dido dijo...

The final: Nosotros también lo llamamos castellano. El shock del idioma se pasó cuando estudié catalán.Me parecía imprescindible para vivir allí. Ahora me gusta entenderlo y hablarlo. Cuando viajo por trabajo a Barcelona en cuanto llego al Prat ya me transformo y mi primer ejercicio es hablarle al taxista en catalán:-). Pero es cierto a veces no nos entendemos ni con quien habla nuestro mismo idioma!