martes, 15 de enero de 2008

Media naranja



Ilustración Eleykaa Tahleh
La expresión amorosa "la media naranja" tiene su origen en un mito que narra el poeta de comedias griego Aristófanes en la obra de Platón llamada:
El Banquete.

Contaba Aristófanes que, en un principio, la raza humana era casi perfecta.

Los seres eran esféricos como naranjas; tenían dos caras opuestas sobre una misma cabeza, cuatro brazos y cuatro piernas que utilizaban para desplazarse rodando. Estos seres podían ser de tres clases:

1.- Compuesto de hombre + hombre.
2.- Compuesto de mujer + mujer.
3.- El andrógino, de hombre + mujer.

Su vanidad les llevó a enfrentarse a los dioses creyéndose semejantes a ellos.

Zeus los castigó partiéndolos por la mitad con el rayo; y mandó a Hermes que a cada uno le atara la carne sobrante en torno al ombligo.

Ya repuestos, los seres andaban tristes buscando siempre a su otra mitad, y si alguna vez llegaban a encontrarse con ella...se enlazaban con sus brazos hasta dejarse morir de inanición.

Zeus, compadecido por la estirpe humana, ordenó a Hermes que les girase la cara hacia el mismo lado donde tenían el sexo. De este modo, cada vez que uno de estos seres encontrara a su otra mitad, de esa unión pudiera obtener placer y si además se trataba de un ser andrógino pudieran tener descendencia.

Desde entonces los seres humanos nos vemos condenados a buscar entre nuestros semejantes a nuestra media naranja con la que unirnos en abrazos que nos hagan más "completos".

Sin embargo, Zeus amenazó con cortarnos de nuevo en dos mitades -para que, así, caminemos dando saltos sobre una sola pierna-, en caso de que la raza humana no aprenda a respetar sus propios límites y a superar su peligrosa arrogancia.

Arrogantes o no, algunos siguen buscando.

Yo estoy convencida que es difícil encontrar a la media naranja de uno -no imposible, pero difícil...sí-.

Y como la realidad es la que es, a veces...es mejor tener un 1/4 de limón que esperar a nuestra media naranja eternamente.

Pero ni nuestra media naranja o nuestro 1/4 de limón puede alterarnos la cotideanidad, así de repente, sin previo aviso.

Al menos, no esta vez.

15 comentarios:

carlota dijo...

Eso de que nos enrrolló carne alrededor del ombligo, es una clara alusión a la barriguita del comepanceta, no?...pues a mí me da igual previo aviso o no...que me alteren la cotidianidad, sea 1/4 limón, media naranja, o un gajo de pomelo. Besucos.

Alma dijo...

Ya decia yo que andaba algo equivocada con mi medio melón, que no era eso, no? jajaja

Besosos ácidos con sabor a limón

La interrogación dijo...

Me gusta la leyenda de la media naranja pero nos la hemos creído tanto que muchos andan como locos esperando encontrarla sin saber que a veces, una pera hace un binomio riquísimo, jaajaj

Besitos

kiri-dido dijo...

Carlota: Será cariño...será eso:-). Besitos.

Alma: Creo muchos andamos medio equivocados...es que así son los cítricos:-). Un beso guapa.

Inte: Mira tú! Bien visto...iré a la verdulería ahora mismo:-).Bss.

The Final Straw dijo...

Lo de la media naranja nunca he creído en ello, más bien creo que las personas tienden a crear su media naranja una vez has ido al huerto.

Me explico, si buscas la persona que encaje perfectamente contigo sin hacer nada, hala, a vivir mil añitos y a buscar como un/a loco/a ya que va a ser difícil, sino imposible. Nosotros empezamos una relación con alguien que es, por usar una analogía, una semilla de naranja y mediante pequeños cambios y adaptaciones por ambas partes se convierten en ambas mitades de una naranja.

En otras palabras, para conseguir a tu media naranja tienes que currátelo, no vale con sólo buscar.

Diossss que filosófico 'ma quedau'.

Saludetes

kiri-dido dijo...

The final: muy bien dicho, y nada filosófico...real como la vida misma. Ya me lo habían dicho mis cuartos de limón, octavos de sandía y yo, no hacía caso.
Será por eso, o bien porque todavía no he ido al huerto correcto:-) o que carezco de algo necesario para dicho trabajo:la paciencia. Tendré que replantearme esto!Uy que yo sí que me he puesto profunda....

Nat dijo...

Zeus debería dejar cojo a más de uno/a.
La mitología griega es apasionante. ¡Qué imaginación! Estudié griego clásico dos años en el instituto y me encantaban sus historias, su arte, su filosofía...

Gracias por hacerme recordar.

Besos

Ajenjo dijo...

Iba a comentar algo que mejor no lo digo. Perdón, no puedo escribir nada, así herido. Porque siendo naranja, media, un cuarto al menos, me han exprimido como a un limón, y ya no tengo nada. Perdón. Supongo que mañana se me pasará.

un beso
A

kiri-dido dijo...

Nat: de nada guapa, me alegra verte por aquí y mucho más que te haya gustado el post:-). Un beso.

Ajenjo: A todos nos han exprimido alguna vez y otras, lo hemos hecho nosotros y sí, mañana se te pasará seguro. Un beso.

by Alex dijo...

Lo cotidiano se puede transformar en aburrido....siempre está bien una pequeña y agradable sorpresa..
Pero eres tu quien tiene que valorar, como, cuando y con quien...
Puede ser el cuartolimon...lamedianaranja...elgajopomelo...o el mediomelon de los cojones, pero que te inviten y te quiten lo gordo...que son cuatro dias.....jajaja.

kiri-dido dijo...

by alex...jajaja me ha gustado lo del gajopomelo, y sí, soy yo la que decido y así lo he hecho:-)

Ivana Carina dijo...

Que profunda estuviste en este post....
Muy "Libro Gordo de Petete" jajaja!!!
Y la media naranja...., a mi me viene bien cualquier media, mientras me complemente.... jijijijijjjj!!!
Besotes, Matriarca de los Pájaros....

El futuro bloguero dijo...

Mientras de su zumito, da igual que sea media naranja, cuarto de limón o pomelo y medio.

Y un poquito de azúcar

circe dijo...

mira....acabo de tomar un decisión: monto una frutería y se acabó,...coño!

kiri-dido dijo...

Ivana: El libro gordo te enseña, el libro gordo entretiene...y yo te digo contenta...hasta la clase que viene jajajaja. Un beso.

Futuro: Eso era lo que me faltaba...el azúcar (diría Celia Cruz:-).

Circe: Sí, montala (que mal ha sonado esto) y luego yo voy y te ayudo...y así tendremos limones, naranjas y encima enteritas:-)